28 de noviembre de 2017

Veleta...

En la tenue luz de un farol la nostalgia de los recuerdos  viaja en la humedad de un beso. Bohemia de puertos, que se mezclan en el arte de los cuerpos en un vaiven de mares, crean melodías. Arte de los cuerpos  embriados de arrabales, que en su sangre de tinta esculpen a los poetas entre las hojas , que se esparcen donde el viento sopla hacia el sur...

Así se va pasando la vida,  en las bancas vacías de la memoria, como si fueran pequeños fragmentos de historias. Como si no hubiera más muerte que la del horizonte, como si no existiera más oscuridad que la que nubla a los ojos. Todo sostenido en la levedad de una caricia , o en el misterios entre la lágrima y la sonrisa. Todo allí desvaneciéndose detras de las montañas donde terminan los dias, donde el viento  sopla hacia el oeste....

Entonces los desvelos van atravesando la noche, llorando las silenciosas tormentas del alma , ardiendo en el estruendoso desierto de los labios. Desvelos que caminan, a través de la incuestionable locura de los que sueñan,   sin razones de los que razonan. Desvelos que se rompen , se desangran, se entregan  ... y aún asi caminan, por que saben que mas alla de los senderos existe la magia que los liberan , donde el viento sopla hacia al norte....

Y como si se tratara de una danza que se abre paso desde las profundidades del pecho , franqueando los límites de los suspiros, en el tibio amanecer de la mirada , donde el viento sopla hacia el este.... y nace un nuevo dia....


1 comentario:

Anónimo dijo...

hermoso


Leo